Gestión de emociones durante el confinamiento

En otro momento, os haremos un post recopilatorio de recursos y libros sobre las emociones (tenemos muuuuchos, si alguien en esta situación se lo está planteando, os recomendamos el curso de Educación Emocional de Judith de Club Peques Lectores).

** Nuestros favoritos (para los más pequeños) son El emocionómetro del inspector Drilo y Las emociones de Nacho.

Hemos empezado a trabajar con los más pequeños esta semana «El Monstruo de Colores» de Anna Llenas, que seguro que todos conocéis. Si recordáis, os hablamos del juego de mesa de El Monstruo de Colores de Devir hace unos meses.

Recordad la importancia que tiene validar los sentimientos y las emociones, y que no hay emociones «malas» o «negativas» como el miedo, la rabia…simplemente, son emociones que preferiríamos no tener, que nos provocan intranquilidad, pero que es bueno tenerlas, son necesarias y no debemos negarlas o ocultarlas. Es normal que estos días estemos tristes (no salimos a la calle, no vemos a la familia, no) o con miedo por si le pasa algo a alguien que queremos. Es importante que los niños las expresen, y tenemos que normalizarlas, no hay que evitarlas ni esconderlas.

Con los más mayores, podemos hablar, pero los más pequeños necesitan que los ayudemos a sacar estas emociones, y que los guiemos.

Leed el libro con los niños si es que aún no lo habéis hecho.

Ideas para trabajar El Monstruo de Colores, que además nos sirvan para el homeschooling que nos lleva de cabeza y para darle a cada emoción/color la importancia que requiere:

  • Podéis pintar con 1 pompón o una bolita de algodón cogido con una pinza.
  • Podéis hacer plastilina casera de colores y mezclarla. Tenéis aquí la receta.

Tenéis 3 actividades en esta foto:

  1. Hacemos una rueda con los colores primarios y sus mezclas (ponéis primero rojo, amarillo y azul, dejando un espacio en blanco entre ellos para realizar la mezcla)
  2. Cada día de la semana, metemos algo que nos haga felices en un tarro (los papás podemos colaborar) y lo leemos la final de la semana
  3. Libro de las emociones. Cogemos 4 folios y los doblamos por la mitad. Grapamos para que no se desmonte el libro. En cada hoja dibujamos o pegamos uno de los monstruos y escribimos o dibujamos cosas que nos pongan contentos, tristes, que nos den miedo…(recordad, todas las emociones son importantes)

Pintamos un monstruo que esté confuso, con las emociones revueltas, o lo dibujan los nenes si se anima. Podéis juntar varios colores con una goma elástica y así pintaréis con todos los colores a la vez.

Pasta de colores. Las emociones revueltas no son malas, pueden organizarse, hablemos de ellas. Meteremos la pasta cocida en bolsas Zip y en cada bolsa, un color. Podemos dárselos revueltos y que los separen por colores, que hagan transvases, que busquen algún objeto escondido…es una experiencia sensorial estupenda. Si sabéis que no van a comerse la pasta, se fijarán mejor con algo de alcohol. Dejadla 24 h en la nevera.

En estos tarros podéis dibujar puntos de colores, o poner bolas de colores y que cuenten cuántos hay.

Hacemos un bote con emociones revueltas. Metemos objetos de todos los colores. Podemos observar que aunque estén revueltos, al final todo se calma. Todo pasa. Tenéis nuestras botellas sensoriales aquí. Al usar este tipo de pompones, se coloreó todo de rojo. Podéis usar aceite corporal o únicamente agua si no tenéis otra cosa en casa.

Si un día no quieren trabajar, no pasa nada; dadles tiempo, respetar sus ritmos (ahora más que nunca) y entended que a ellos les está afectando también esta situación (aunque tengan la capacidad de adaptarse, mucho mejor que el adulto, a los cambios).

¿Qué es lo que más te asusta? ¿Crees que la información que se da te asusta más? ¿Cómo estás gestionando los momentos de tensión que surgen en casa? ¿Qué te sirve (adultos) para recuperar la calma en estos días tan extraños? ¿Qué momento de día te resulta más complicado sobrellevar? ¿Qué consejos les darías a otras familias para llevar mejor esta situación?

Nuestra calma, es su calma.

  • Os dejamos un artículo que escribió para El País el pasado día 25 Catherine L’Ecuyer, siempre es maravilloso leerla y oírla.

  • El pasado día 25, Álvaro Bilbao estuvo hablando en directo sobre cómo cuidar la Salud Mental de los niños y de las familias. Como conclusiones (de las mil posibles)
    • Nuestra familia es un barco, y queremos que llegue a buen puerto. Nuestros hijos están preocupados y necesitan que les tiremos un salvavidas, y nosotros somos la cuerda que los une a ese barco.
    • RELATIVIZAR

Pueden haber casos de regresión conductual, somatización, más peleas, faltas de respeto…pero los niños son muy resilentes y lo podrán afrontar mucho mejor que nosotros.

Intentemos buscar al menos una actividad semanal para hacer todos juntos, una videollamada a los abuelos, alguna manualidad colectiva, ver una película, hacer ejercicio juntos…

Evitar por las mañanas TV y tablets. Es cuando el cerebro está más activo y se puede entrener con más cosas, trabajar, estudiar…Puede que haya padres que en su día a día no utilicen tablets ni la televisión, pero estamos en una situación especial. Si hay algún nene pequeñito a cargo de su papá, que tiene que teletrabajar y tiene que hacer una reunión, pues tendrá que ceder y poner la TV. Y no pasa nada. RELATIVIZAR.

Os dejamos los enlaces al blog de Álvaro Bilbao sobre:

Recordad, que hoy a las 18 h, saldremos al balcón a darles un aplauso a todos nuestros pequeños de los que tanto estamos aprendiendo estos días.

Tags: confinamiento, educación emocional, El monstruo de colores, emociones, salud mental

Posts Relacionados

Previous Post Next Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 shares