Bed Bugs

Tenemos una plaga de chinches en casa y tenemos que cogerlos todos peeero….con distintas partes del cuerpo.

Ficha técnica

  • Nombre: Bed Bugs
  • Editorial: Cayro
  • Autora: Lucía Molina
  • Edad: a partir de 5 años
  • Jugadores: de 2-4
  • Duración: 15 minutos
  • Objetivo: gana el que más tarjetas tenga después de destapar cada jugador 3 tarjetas «atrapachinches».

Componentes

  • 20 chinches (pompones con ojitos) de 5 colores diferentes
  • 40 tarjetas (20 tarjetas amarillas de acciones y 20 azules de «atrapachinches»)
  • 1 timbre (¿Alguien dijo timbreee?)

Preparación

Repartimos a cada jugador 5 chinches (una de cada color).

Barajamos las cartas y las ponemos en 2 montones (amarillo y azul) boca abajo, y el pulsador al alcance de todos los jugadores.

Cómo se juega

Cuando estemos preparados, daremos la vuelta a una tarjeta azul, y todos los jugadores tienen que colocarse los chinches según se indique en la tarjeta (disculpad pero no hemos conseguido hacer foto y mucho menos vídeo, en el que se mantenga la privacidad y se vea todo…si ponemos algo para tapar la cara, no veis ni una chinche).

El primero que haya conseguido colocarse los chinches de cada color en el lugar indicado (sin que se caigan), tocará el timbre y se llevará esa tarjeta.

Si quiere, puede arriesgarse al doble o nada. Pedir a los otros jugadores que le den la vuelta a una tarjeta amarilla y hacer esa acción durante 5 segundos. Si lo consigue, se llevará 2 tarjetas (la azul y la amarilla), si se le cae algún chinche, ninguna (y esas tarjetas irán debajo de sus respectivos montones).

Conclusiones

Si vuestros hijos no consiguen colocarse con rapidez los pompones/chinches, se caen, etc solo hay que hacer una variante de la reglas. Simplemente, jugad a divertiros colocando y haciendo directamente una de las acciones, tanto niños como adultos; cuando nos ponemos en posiciones ridículas a hacer algo, las risas están aseguradas. O solo hacer las tarjetas azules…

Contras: se nos han despegado ya varios ojos (se pueden volver a pegar con pistola de silicona) y las cartas son tan finas que ya nos llegó alguna (caja precintada y sin abrir, en mala condiciones).

Pros: adaptando el número de pompones, los niños más pequeños también podrían jugar. No hay nadie que se resista a un pompón de colores con ojitos. Es un buen juego para jugar en grupo en alguna reunión.

¿Qué trabajamos con este juego?

  • Orientación espacial: localizaremos la ubicación corporal a la que se refiere la tarjeta y la lateralidad (derecha/izquierda)
  • Visopercepción: distinguir color y localización de la tarjeta, como acabamos de comentar
  • Psicomotricidad gruesa
  • Rapidez de ejecución.
  • Refinamiento de movimientos
  • Memoria (al hacer acciones que tenemos aprendidas)
  • Planificación (ponerlo en las rodillas, hueco poplíteo técnicamente, es complicado a veces…)
  • Coordinación óculo-manual
  • Interrelaciones intergrupales
  • Tolerancia a la frustración (sí, se nos van a caer los pompones)

¿Qué nos decís? ¿Lo conocíais? ¿Os ha gustado? ¡Esperamos vuestro feedback back por aquí o en redes sociales!

Tags: A partir de 5 años, atrapachinches, bed bugs, board games, cayro, juego de mesa para niños

Posts Relacionados

Previous Post Next Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 shares