¡Qué risa de huesos!

Un libro al que le tenemos mucho cariño, a ver si adivináis por qué, mirad la foto y lo descubriréis.

Este libro fue reeditado en 2018 por Kalandraka, pero tenemos el original de febrero de 1984 (2ª edición), y las cosas de la infancia, se recuerdan con mucho cariño ¿Verdad? El libro es exactamente igual que «nuestro» libro, así que en cuanto lo sacaron el año pasado, nos lo pedimos corriendo.

Como podréis ver, la única diferencia es que en la edición original, teníamos otra portada y al final un glosario de términos como calavera, dorsal, esqueleto o sótano. El resto, es volver a nuestra infancia.

Una vez terminado el rollo nostálgico, os ponemos los datos del libro:

  • Título: ¡Qué risa de huesos!
  • Autores: Janet y Allan Ahlberg
  • Editorial: Kalandraka
  • Año: 2018
  • Nº de páginas: 32
  • Tamaño: 20,5×26,5 cm
  • Tapa dura
  • PVP: 15€
  • ISBN: 978-84-8464-385-2

En este libro, tenemos 3 protagonistas, un gran esqueleto, un pequeño esqueleto y un esqueleto perruno.

Se realizan muchas repeticiones, lo que ya sabéis que llama mucho la atención de los niños, y al final del libro, está exactamente el mismo texto con sus repeticiones, así que los niños estarán esperando este momento para ser ellos los que terminen las frases ¿os suena, verdad?

El libro comienza hablándonos de unas oscura oscura colina, en la que había una oscura oscura ciudad, con una ¿adivináis? oscura oscura calle, en la que había una oscura oscura casa…(ver foto abajo) y termina de la misma manera (lo podéis ver en la foto comparativa de arriba).

Esa noche, los 3 esqueletos se despiertan preguntándose qué podrían hacer; deciden ir a asustar a alguien, por el camino, pasan por el parque, donde tienen un pequeño accidente.

Después van a buscar a quién asustar, pero todos duermen, incluso los animales, pero no los esqueletos animales que hay en el zoo, y como no han podido asustar a nadie, se asustan entre ellos, tras lo que vuelven a su oscuro, oscuro sótano.

Quizás por el cariño que le tenemos, os destacaríamos el libro entero. Pero seguro que a los niños les hace gracia ver la visita al zoo de esqueletos y ver cómo intentan recomponer al esqueleto perruno tras hacerse una montaña de huesos.

Como actividad, hemos hecho pesca de huesos (cuerpo magnético o Bodymagnet de Janod) con caña de pescar imantada y los hemos colocado en su lugar correspondiente.

Tags: ¡qué risa de huesos!, Bodymagnet, esqueletos, funnybones, Hoy leemos, Janod, juega un libro, kalandraka, reseña

Posts Relacionados

Previous Post Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 shares