El monstruo de colores. Juego de mesa

Seguro que todos conocéis la obra más famosa de Anna Llenas, El monstruo de colores. En casa lo tenemos incluso antes del primer año, así que imaginad si somos fans.

Hace algo más de un año, sacaron la versión de juego de mesa, cooperativo, que (aunque tarde) os enseñamos hoy aquí.

Resumen esquemático

  • Nombre: El monstruo de colores. El juego de mesa
  • Autores: Josep M.Allué, Dani Gómez, Anna Llenas
  • Edad: + 4 años
  • Jugadores: de 2 a 5 jugdores
  • Duración: 20 minutos
  • Editorial: Devir
  • Objetivo: ayudar al monstruo a ordenar sus emociones antes de que aparezcan las 3 emociones revueltas (revoltijos) en el estante

Componentes

  • 1 tablero de juego
  • 1 figura del monstruo de colores
  • 1 figura de niña
  • Dado
  • 8 tarros para guardar las emociones
  • 2 estantes para los tarros
  • 5 fichas de emociones

Preparación

Cada ficha de emoción, se coloca en su respectiva emoción en el tablero. El monstruo y la niña, se colocan en la casilla de color rosa. Montamos las 2 estanterías. Mezclamos los tarros y ponemos 4 en cada estante sin que se vea el dibujo.

Cómo se juega

Tiramos el dado; si nos sale:

  • Número: movemos al monstruo esos espacios (1-2) en el sentido que queramos
  • Espiral: podemos mover al monstruo de colores al espacio que queramos
  • Niña: movemos a la niña a la casilla en la que se encuentre el monstruo

Cuando el monstruo llega a un color que tiene emoción, el jugador debe contar algo que le provoque esa emoción (recuerdo, objeto, momento…) y entonces, elige uno de los tarros de los estantes, con lo que tenemos varias posibilidades:

  1. Coincide el tarro con la ficha de emoción. Colocamos esa ficha dentro de su tarro correspondiente, y le damos la vuelta.
  2. El tarro es de otro color. Devolvemos la ficha al tablero y giramos el tarro nuevamente (aquí hay que ser observador y tener memoria para recordar su ubicación, y entre todos pueden ayudar para la próxima vez, recordad que es un juego de cooperación).
  3. Nos sale el revoltijo de emociones. Pues…revoltijo de tarros vacíos.
  4. Si durante la partida hay 3 tarros de revoltijo en los estantes, el monstruo está taaan confundido, que hay que volver a empezar

Conforme vamos acertando tarros, los espacios de las fichas van quedando vacíos (además del amor, que no tiene ficha de emoción); si el monstruo llega a una de ellas, explica esa emoción y posteriormente, vuelve a tirar el dado.

¿Y qué función tiene la niña? Pues si recordáis el libro, es la que ayuda al monstruo a ordenar sus emociones y que no estén revueltas, así que cuando coincida en un espacio con el monstruo, le ayudará dando la vuelta a uno de los tarros de emociones revueltas. Lo mismo ocurre si el monstruo acaba en una espacio donde esté la niña.

Conclusiones

Quizás a los adultos nos pueda parecer algo «aburrido» pero no os podéis imaginar la importancia que tiene este juego para los niños.

Además de que solo con las fichas de madera, ya te enamoras.

Os parecerá una tontería, pero a través de este juego, podéis averiguar qué pasa en su día a día. Quizás no os cuente algo que le ha pasado en el colegio (si lo han empujado, pegado, se ha quedado solo en el parque…) pero esas cosas que están en su interior, pueden salir a través del juego, por lo que es estaréis de acuerdo en que es algo necesario en este aspecto, así como el poder expresar sus emociones, ver cómo expresamos nosotros las nuestras, reconocer que hay cosas que a los adultos también nos dan miedo, nos producen tristeza, etc.

Si son más pequeños, puede que les resulte difícil expresar una emoción, o les de vergüenza, podemos preguntarles ¿por qué crees que el monstruo está enfadado? También podemos usarlo para, al final del día, preguntarles por los colores: ¿Tu día ha sido amarillo o azul? pero recordad que por este motivo, la edad recomendada son 4 años.

Tags: a partir de 4 años, alegría, amor, Anna Llenas, calma, colores, devir, devir iberia, educación emocional, El monstruo de colores, emociones, Hoy leemos, Ideas, Ideas para regalar, juega un libro, miedo, trabajar las emociones, tristeza

Posts Relacionados

Previous Post Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 shares