Kamishibai

Habíamos oído hablar mucho del kamishibai (teatro de papel en japonés), pero sin saber bien en qué consistía…

Al ver que era similar a un “teatro de sombras” la primera impresión fue: “pues un teatro…te lo haces con una caja de cartón y unas cartulinas” ¿no? ¡Viva lo DIY y el ahorro! ¡Ay! ¡Cuán equivocadas estábamos! No…no era un teatro de sombras chinas…

Ojeando la página de Sieteleguas…quedamos maravilladas. Así que lo añadimos en la wish list de cumpleaños. Os recomendamos echar un vistazo a la página, tenéis un enlace para hacer un kamishibai DIY, técnicas de lectura, etc y disponen también de canal de YouTube.

También hemos comprado alguna historia en Noé Didácticos, y en tienda física, tenéis Kamishibais de diferentes tamaños e historias en Dideco. La realización, producción y comercialización, la efectúa Miniland.

*El nuestro es el tamaño A3 (42×29’7cm)

¿Qué nos encantó?

Sobretodo las historias; tienen un trasfondo para que los niños saquen alguna enseñanza. Muchas de ellas, son leyendas de distintas regiones. Tienen unos dibujos muy bonitos, que solo con verlos, te inspiran ternura. Es muy interesante para hablar con ellos sobre otras culturas, la tradición oral…Tenemos cuentos clásicos, de educación en valores y cuentos de tradición oral.

Consiste en varias láminas numeradas (unas 15 aproximadamente) con una ilustración en la parte delantera y el texto en la trasera.

El texto está escrito en varios idiomas, y te dan también instrucciones de lectura (cuál ha de ser la entonación, si has de hablar lentamente para decir una frase, el modo de pasar la página, usar algo de lo que te han facilitado con la compra…). Al disponer de indicaciones (acotaciones), la lectura se hace mucho más viva, y nos deja la narración abierta a las expresiones y emociones que vayan teniendo todos los oyentes.

Por supuesto, el ver el kamishibai de madera, ir abriéndolo y ver la lámina inicial…¡es muy emocionante!

¿Qué diferencias tiene con otro tipo de cuenta cuentos?

Con el Kamishibai, conseguimos captar la atención de los oyentes, especialmente de los más pequeño, que se concentran mirando el teatro, y, ayudados de la narración (y en ocasiones, si disponemos de la opción de CD*) y la música de fondo, consiguen abstraerse y viajar mentalmente a ese país, a esa leyenda, ese cuento…

* El precio es algo más elevado, pero incluye en ocasiones la opción de compra con CD. Como os comentábamos, es una manera de acercarnos a otra cultura, por ejemplo, con la leyenda andina de podemos escuchar la flauta andina, hablar sobre ella, identificar su sonido, etc

Además del placer de ir pasando las láminas, las lecturas pueden ser reflejo de cooperación, amor, aventura, ayuda a los demás, responsabilidad personal, cariño por los animales, perseverancia, compasión, aceptación de uno mismo, consecuencias inesperadas, generosidad, imaginación…

¿Qué podemos conseguir con la adquisición del kamishibai?:

  • Fomentar el gusto por la lectura (incluso a los más mayores, podemos invitarlos a escribir alguna historia en “formato kamishibai”)
  • Desarrolla la imaginación de los oyentes
  • Recupera la tradición oral y facilita el contar cuentos a otras personas
  • Conocer otras culturas y tradiciones
  • Los niños pueden ser además de oyentes, intérpretes.

Los niños asisten en grupo a un espectáculo en el que todos juntos pueden gritar de miedo o reír con fuerza. Esto les predispone a compartir los mismos sentimientos, experimentando la sensación de grupo y el disfrute conjunto. Esto puede verse incrementado por el intérprete adaptando su entonación, ritmo e incluso variando expresiones teniendo en cuenta el ambiente creado (dícese cuando una madre se mete en el papel y se viene arriba).

Y además…

  • Puede ayudar a recuperar la tradición oral y facilita enormemente el contar cuentos a otras personas: abuelos a sus nietos, niños mayores a otros más pequeños, en una fiesta infantil…
  • Despierta la imaginación y la fantasía entre los oyentes.
  • Fomenta el gusto por la lectura y la escritura.
  • Permite el tratamiento de la interculturalidad de forma natural mediante el uso de cuentos de diferentes culturas. Con el kamishibai, además de conocer los distintos textos, disfrutarán de las imágenes que corresponden a las tradiciones de cada una de ellas (veréis que el dibujo tiene mucho detalle).
  • Facilita que los niños asuman el papel no sólo de oyentes, sino también de intérpretes y creadores.
  • Podemos invitarlos a que creen una historia de Kamishibai. Con esto, repasamos las partes de un cuento, un texto narrativo…
Disponemos también de guía psicopedagógica

¿Cuáles son las historias que tenemos?

Nuestras favoritas, como os hemos comentado, son las que nos descubren una leyenda de otra cultura. Pero tenemos otras de otro tipo que también nos encantan.

Comentaros también que hay diferentes historias según la edad; nosotros tenemos de 3-4 años. Os enseñamos un poco cuáles son:

  1. Antes fuimos dinosaurios: + 3 años. Cuento jurásico. Ron es un T-Rex diferente y Mei es un dinosaurio casi insignificante. Pese a lo diferentes que son, ambos forman una bonita amistad y evolucionan cumpliendo sus sueños.
  2. El viaje a lo más alto: +4 años. Cuento tradicional andino. El pequeño Yucaré descubre uno de los secretos del pueblo aymara, ayudado por una pareja de cóndor. Un cuento sobre el amor a la naturaleza y el respeto por el bien común.
  3. ¿Por qué hay tantas piedras en el fondo del río?: +4 años. Cuento tradicional del Chad. Un niño va caminando por la sabana cuando pisa una puntiaguda piedra. Una graciosa sucesión de elementos encadenados.
  4. Pescadito, pescadito: +3 años. Cuento antártico. En los confines del planeta, los habitantes del Polo Sur llevan una vida tranquila, apenas rota, de vez en cuando, por algún que otro conflicto. En esta ocasión una ballena y un pingüino se pelean por un pescadito aparecido en la playa. ¿Qué pasará mientras se pelean…? Este cuento nos habla sobre la importancia de compartir.
  5. El gato sol: + 3 años. Cuento tradicional de Vietnam. El protagonista de este cuento encuentra un gatito en la selva y se lo lleva a casa. No sabe qué nombre ponerle y decide visitar al sabio del pueblo para que le ayude a elegirlo.

Hay varios historias regionales muy interesantes, que nos pueden ayudar a hablar con los niños de otras culturas y antiguas tradiciones, como La ascensión de Wacahn, La cruz del Sur, El pájaro Puhuy, La bolsa de los cuentos…

Conforme vayamos grabando las historias, os pondremos aquí al enlace de YouTube, así que ¡no perdáis de vista el post!

Así colocaremos las hojas. Iremos retirando siempre la primera (en la que tendremos el texto de la que va detrás)

Os enseñamos un poco el de «Pescadito, pescadito».

Tags: Dideco, historias regionales, interpretación, Kamishibai, leyendas, sieteleguas, teatro japonés, tradiciones

Posts Relacionados

Previous Post Next Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 shares