Espuma de afeitar

A raíz del reto sensorial de Happymama de #31díasdeactividadessensoriales, y con la inspiración del libro de Asia Citro «150 actividades para jugar sin pantallas», hemos aprovechado para ponernos manos a la obra (nunca mejor dicho) y hemos exprimido el tiempo con los nenes.

En esta ocasión, hemos utilizado espuma de afeitar, que nos proporciona una experiencia sensorial para los niños muy divertida al tener ese tacto tan suave.

Os traemos un recopilatorio de ideas o usos alternativos al clásico que todos conocemos.

Ingredientes (para todas las actividades):

  • Espuma de afeitar en aerosol
  • Bandeja (en casi todos los casos, profunda, para poder jugar mejor y manchar menos)
  • Colorante alimentario o acuarelas líquidas
  • Cola blanca
  • Cubitera
  • Bolsas con cierre zip

Tiempo de preparación: 5 minutos (salvo para hacer los cubitos)

Edad: siempre que no se lo lleven a la boca, una vez que puedan sentarse. Si hay riesgo de que pueden ingerir algo, mejor esperar a que sean más mayores (o buscar alguna variante).

Después de las actividades…¡abrid bien las ventanas! O toda la casa olerá a espuma de afeitar. XD

Ahí van las ideas:

  1. Vetas de colores

Llenamos una bandeja poco profunda, de espuma de afeitar (el apretar el bote en sí, ya les encanta, es que tener “permiso para ensuciar” es…¡lo más!). No hace falta que sea un bote entero, simplemente que cubra la base de la bandeja.

Añadimos colorante o acuarela líquida (si el colorante es en gel, podréis hacer líneas, si es líquido, tendréis “gotas”).

Ponemos una cartulina (para evitar que el papel se doble) y ejercemos presión. Le damos la vuelta y después de 1-2 minutos, retiramos los restos de espuma (con un cuchillo, por ejemplo) y se queda la tinción en el papel (podéis usarlo para hacer postales si añadís más colorantes).

Pueden jugar también a escribir su nombre o hacer dibujos.

2.Espuma de colores

Separamos la espuma (aproximadamente medio tubo) en varios recipientes o espacios y las coloreamos (chorrito de acuarela o gotas de colorante) mezclando bien (se quedarán unos bonitos tonos pastel).

En la foto, tenéis ese color con sólo 2 gotas de colorante líquido (a más colorante, más intensidad)

Después podemos mezclar y hacer más colores, o ¡pintar en cartulina o en la bañera! Podéis añadir si queréis purpurina.

Cuidado si pintáis en la bañera para que no se manchen las juntas.

En la imagen, tenéis los colores que han quedado sólo con 2 gotas de colorante.

Para los que tengáis luz negra, podéis usar pintura fluorescente.

3. Pintura hinchable

Otra manera de pintar con espuma, es la pintura hinchable.

Si tenemos excedente de la que hemos utilizado en la opción anterior, la guardamos en bolsas con cierre zip (la traspasamos con una cuchara) y añadimos cola blanca en igual cantidad (aproximadamente) que la cantidad de espuma. Mezclamos bien.

Después hacemos un pequeño agujero en una esquina y pintamos como si fuera una manga pastelera. En las fotos de aquí arriba, lo que veis es el folio de Ikea tamaño A3.

*Otra opción, es que compréis en un bazar algún bote de plástico para salsas que los niños puedan apretar.

La dejamos secar al aire y la pintura se quedará hinchada (se vuelven locos de contentos, ya veréis) y con una textura chulísima.

4. Trasvase de hielos de colores

Llenamos una bandeja de espuma de afeitar (aproximadamente 1 bote). Al menos unas 5 h antes, metemos en el congelador hielos de colores.

Los niños tienen que conseguir, con una cuchara, transferir los cubitos a otro recipiente. Conforme se vayan derritiendo, irán coloreando la espuma.

5. Nieve artificial

Os lo enseñamos este invierno en el post de nieve artificial.

IMG_20170204_193105

6. Plastilina de espuma

Inicialmente, es suave y algodonosa como una nube, conforme damos forma, se transforma en una masa polvorosa. Esta plastilina, no tendrá nunca la consistencia ni la textura de la clásica. Es bastante similar a la nieve artificial.

Ponemos 2 tazas de espuma de afeitar (sólo con una, no teníamos suficiente espuma para mezclar) y una de maicena.

Si queréis colorear la plastilina, lo hacemos tiñendo la espuma con colorante o acuarela líquida.

Mezclamos todo y ¡a jugar! Si la masa queda muy quebradiza, añadimos espuma; si queda muy pegajosa, harina.

Podemos guardarla unos días en la nevera, pero la consistencia esponjosa sólo la tendremos al inicio.

También podemos desmenuzarla y usarla en una bandeja sensorial… 😉

*Variante: si no os queréis preocupar por los bebés…podéis sustituir la espuma por nata batida.

7. Bandeja sensorial

Ya sabéis el tacto que tiene, encandila a los niños…así que ¡nada mejor para hacer una bandeja sensorial! En este caso, búsqueda de letras y números con cuchara y con las manos. Tiempo de preparación menor a 2 minutos. ¡Animaros!

Tags: Asia Citro, cloud, cubitos de hielo, espuma de afeitar, ice cube, inflatable paint, maizena, Manualidades, Manualidades con niños, nube, paint, pintura, pintura hinchable, Plastilina, sensorial, sensory, shaving foam, trasvase, vetas de colores

Posts Relacionados

Previous Post Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 shares